Consejos para los cerditos minipig, los primeros pasos en su educación:

 

Los cerditos minipig son muy fáciles de educar y día a día te sorprenderás de la capacidad de aprendizaje que llegan a tener. 

A continuación te ofrecemos una serie de consejos que te permitirán conocer más a tu cerdito y te ayudarán un poco en tu primera experiencia con él.    

 

1.- Un buen origen

Las crías descendientes de padres dóciles y que han sido destetadas correctamente desarrollan una conducta más tranquila y son mas sociables. Por eso nuestra labor en la cria de cerditos es fundamental ya que todas nuestras parejas reproductoras han sido seleccionadas mediante un proceso en el que evaluamos todas sus características tanto físicas como de comportamiento, garantizándonos de esta manera el éxito en los resultados de nuestras camadas.

 

2.- Su primer día en casa

Nada más llegar a su nuevo hogar el cerdito puede mostrarse asustado y extraño, ya que desconoce el entorno, el olor y no sabe quien es su dueño. El primer consejo es sacar al cerdito del trasportín, acariciarlo unos segundos y dejarlo en el suelo cerca del trasportín en el sitio de la casa en el que se valla a alojar para que el se familiarice con el entorno y el olor. El cerdito necesitará unos minutos de inspección y análisis del lugar, ubicar su sitio y descubrir a su nuevo dueño.

 

Seguidamente es conveniente volverlo a coger, hacerle ver que no corre ningún peligro, tratarlo con delicadeza y cariño y dejar que nos olfatee. No debemos olvidar mostrarle el comedero y el bebedero ya que es conveniente que beba un poquito de agua si quiere. 

 

3.- Disciplina rigurosa

 

El cerdito minipig es sumamente inteligente, mucho más de lo que en un principio podamos creer. Es por ello que debemos ser también muy rigurosos en su enseñanza, habrá muchísimas cosas que el solito las aprenderá casi que sin enseñarle, por ejemplo, mostrarle el arenero, con solo descubrir el arenero el cerdito le identificará como su aseo personal y hará en el sus necesidades. A persar de ello le deberemos enseñar de forma correcta racionandole la comida de modo correcto en cada momento, contribuyendo a que sea un animal conformista y no comvertirle en un animal caprichoso.

 

4.- Necesidad de afecto

Su gran sensibilidad requiere también grandes dosis de afecto, que le transmitiremos en forma de caricias, como demostración del cariño que sentimos por nuestra mascota. Descubramos sus puntos débiles, dónde les gusta ser rascados, de esta forma le gratificaremos ya que son muy cariñosos y agradecidos de ser queridos.

 

5.- Vencer el miedo

Estos primeros días son vitales en la educación del cerdito. De nuestra paciencia y nuestra constancia, de que sepamos infundirles confianza con las pautas adecuadas, depende en gran medida el carácter y la adaptación de nuestro cerdito. Cuanto antes consiga vencer su miedo al contacto, antes se integrará en la nueva familia.

 

6.- Integración con la famila

El cerdito minipig es un animal que necesita sentirse integrado en un grupo social. No quiere decirse que no pueda estar solo un tiempo en casa ya lo puede estar sin problemas, sino que buscará formar parte de la familia cuando haya alguien en la casa y deseara no sentirse aislado. Deberemos integrarle con la familia y se integrará de un modo total. Si se le aisla solo en un lugar y no mantiene contacto con nadie, se convertirá en un animal apático y miedoso.

 

7.- Dieta rigurosa

Los cerditos son muy tendentes a la glotonería. Su aspecto simpático puede hacernos ceder al principio en cuanto a su alimentación, convirtiéndoles en una mascota exigente que pide constantemente comida. Este es uno de los mayores errores que podemos cometer. En nuestra mano está evitarlo. Son omnívoros y si es por ellos aceptarán casi todo lo que les demos, pero cuidemos de que su alimentación sea equilibrada y no abundante en exceso, evitando aquellas cosas que no contribuyan a una dieta favorable, cuidando inicialmente las raciones y los horarios de comida para no malacostumbrarle.

 

8.- El primer día de paseo... 

Conforme va creciendo el cerdito, la posibilidad de darle un paseo al aire libre y el ejercicio moderado puede resultarle divertido y beneficiario, no sólo para la salud física de nuestra mascota, sino para su equilibrio mental. Si de vez en cuando se le saca de paseo el animal estará mas atlético y regresará a casa rendido y relajado. Para ello se utilizará una correa y un arnés.

 

9.- Su lenguaje con nosotros

Nos quedaremos muy sorprendidos cuando, una vez que esté integrado en nuestro hogar, descubramos los diferentes sonidos del “lenguaje” del cerdito. Un saludo, una solicitud, un agradecimiento, un estar a gusto, un estar enfadado... Todo lo transmitirá con sonidos distintos, que nos darán una idea exacta del estado de ánimo de nuestra mascota.

 

10.- Personalidad propia

Al igual que los niños cada cerdito tiene su propia personalidad, pero nuestra educación será quien la defina. Dependiendo de como se desarrollen sus capacidades el cerdito podrá aprender muchisimas cosas, estará integrado por completo en la casa con la familia, distinguirá a cada miembro por su olor y por su tono de voz, podrá aprender a hacer piruetas, a buscar objetos y traerlos, obedecerá órdenes y muchísimas cosas más, estos animales llegán a sorprender.

 

Por otra parte se deberá realizar un seguimiento veterinario acorde a la legislación de la comunidad en la que se encuentre el cerdito, no olvidando desparasilo por lo menos 2 veces al año. 

 

En resumen, estas son algunas de las pautas a considerar a la hora de educar al cerdito, y no olvidar el desempeñar de forma correcta la función de dueños y tutores del animalito. 

 

Un saludo a todos.